Intel y el Barcelona Supercomputing Center anuncian la creación de un laboratorio para la investigación y el desarrollo de la computación en escalas cercanas al exaFLOP

Intel y el Barcelona Supercomputing Center anuncian la creación de un laboratorio para la investigación y el desarrollo de la computación en escalas cercanas al exaFLOP
Intel Corporation y el BSC (Barcelona Supercomputing Centre o Centro de Supercomputación de Barcelona) han sellado un acuerdo válido para los próximos años, por el que acuerdan crear el Intel and BSC Exascale Laboratory (Laboratorio Intel y BSC para la computación exascale, o a niveles superiores al exaFLOP), con sede en Barcelona. El nuevo laboratorio se creará en las instalaciones de BSC y centrará su atención en el software y en los extraordinarios niveles de ejecución en paralelo que se requerirán para poder aprovechar los superordenadores basados en las futuras arquitecturas de Intel. Los superordenadores exascale ofrecerán una capacidad de cálculo 1.000 veces superior a la de los sistemas más potentes de la actualidad, para lo que emplearán hasta 100 millones de núcleos de procesamiento.

El Intel and BSC Exascale Laboratory será la más reciente incorporación a la red europea de investigación de Intel, Intel Labs Europe, que se compone de 25 centros de investigación y desarrollo y cuenta con más de 1.500 profesionales dedicados a la I+D.

Los avances que lleven la capacidad de computación más allá del exaFLOP permitirán contar, por ejemplo, con la posibilidad de simular fenómenos bioquímicos y sanitarios extremadamente complejos, como el diseño de fármacos que actúen sobre proteínas muy concretas o sobre ciertos agentes mutágenos de los genes del cáncer. Los superordenadores exascale pueden contribuir a resolver otros grandes retos en campos como la física cuántica, los pronósticos meteorológicos, la investigación climática, la creación de modelos biológicos y las simulaciones de física, como las que se realizan para el diseño aeronáutico en túneles de viento o para la investigación de la fusión nuclear. Los resultados de dicha capacidad de cálculo podrían conllevar enormes avances tecnológicos y aportar soluciones revolucionarias para estos grandes retos.

Uno de los principales problemas derivados de la creación de sistemas compuestos por millones de núcleos es conseguir que todos ellos operen al unísono durante periodos prolongados de tiempo. Para ello, se requieren metodologías y conceptos de software completamente nuevos, que permitan mantener el consumo energético en niveles aceptables y hacer que el sistema tolere los errores sin perder estabilidad. El Intel and BSC Exascale Laboratory centrará su atención en sistemas altamente escalables de ejecución paralelizada, buscando copar con el elevadísimo nivel de paralelización. Los superordenadores exascale del futuro serán tremendamente complejos y comprenderlos y controlarlos resultará todo un desafío. Mediante iniciativas de I+D que permitan contar con herramientas de software más adecuadas para el análisis y la previsión del rendimiento de estos sistemas exascale de elevada complejidad, el nuevo laboratorio buscará dar respuesta a muchas de estas incógnitas.

"Esperamos con entusiasmo la oportunidad de trabajar junto al BSC para dar respuesta a los desafíos que plantea la computación a niveles de exaFLOP,” afirmó Stephen Pawlowski, investigador jefe de Intel y director general de Datacenter and Connected Systems Pathfinding de Intel. “El BSC es uno de los laboratorios de computación de alto rendimiento más reputados de Europa y ofrece tecnologías muy interesantes para escalar la paralelización de sistemas de ejecución, herramientas y aplicaciones al nivel exascale. Esta colaboración es una demostración más de la dedicación de Intel por la investigación y el desarrollo en el campo de la computación exascale en Europa."

El Intel and BSC Exascale Laboratory dará empleo a en torno una docena de profesionales del mundo de la investigación y el desarrollo, expandiendo con ello la estrategia de I+D en torno a la computación a niveles superiores al exaFLOP que Intel mantiene en Europa. En el marco de dicha estrategia, Intel ya ha creado nuevos centros de I+D exascale en París (Francia), Jülich (Alemania) y Leuven (Bélgica). Los cuatro centros de I+D exascale buscarán colaborar estrechamente entre sí, además de con el CERN openlab con sede en Ginebra (Suiza).

"Estamos encantados de emprender esta colaboración y la consideramos todo un reto para nuestra institución,” afirma el director del BSC, el profesor Mateo Valero. “De la mano de este centro conjunto, intentaremos abordar las nuevas problemáticas derivadas del funcionamiento de los equipos exascale, como la programación de modelos y herramientas. La amplia experiencia en este sector, tanto por parte de Intel como del BSC, permitirá a este centro conjunto alcanzar grandes logros."
 

Comentarios (0)


No hay comentarios
 

Comenta esta noticia

Nombre
Correo (no se visualiza en la web)
Comentarios