Kaspersky Lab descubre el primer troyano móvil difundido a través de redes botnet de otros grupos de ciberdelincuentes

Kaspersky Lab descubre el primer troyano móvil difundido a través de redes botnet de otros grupos de ciberdelincuentes
Durante los últimos tres meses, los analistas de Kaspersky han investigado cómo se distribuía el troyano Obad.a , una aplicación maliciosa para Android. Los cibercriminales que están detrás de este troyano han adoptado una nueva técnica para propagar malware. Por primera vez en la historia de la delincuencia informática móvil, un troyano se está extendiendo mediante botnets controladas por otros grupos delictivos. Obad.a se encuentra sobre todo en los países de la CEI. En total, el 83% de los intentos de infección se registraron en Rusia, mientras que también se ha detectado en los dispositivos móviles en Ucrania, Bielorrusia, Uzbekistán y Kazajstán.

El modelo de distribución más interesante contó con diferentes versiones de Obad.a, propagándose a través de Trojan-SMS.AndroidOS.Opfake.a. Este intento de doble infección comienza con el envío de un mensaje de texto a los usuarios, invitándoles a entrar en un link. Si la víctima hacía clic en el vínculo, el archivo que contenía Opfake.a se descargaba automáticamente en el smartphone o tableta.

El archivo malicioso sólo podía instalarse si el usuario pinchaba en el enlace. Si esto sucedía, el troyano enviaba mensajes a todos los contactos del dispositivo recién infectado. Un proveedor de telefonía móvil de Rusia informó del envío de más de 600 mensajes con estos enlaces en sólo cinco horas, por lo que la distribución es masiva. En la mayoría de los casos, el malware se extendió a dispositivos que ya estaban infectados.

Aparte de usar botnets móviles, el troyano también se distribuye a través de mensajes de spam. Por lo general, el mensaje recibido advierte al usuario sobre el impago de una deuda. También se extendió a través de tiendas de aplicaciones falsas. Los ciberdelincuentes copian el contenido de páginas de Google Play, y sustituyen los enlaces legítimos por otros maliciosos. Todos los usuarios de cualquier tablet o móvil, sea cual sea su sistema operativo, puede ser redirigido a estos sitios falsos, aunque sólo los usuarios de Android corren el riesgo de ser infectados.

"En tres meses descubrimos 12 versiones distintas del Backdoor.AndroidOS.Obad.a. Todos tenían las mismas funciones y un alto nivel de ofuscación de código, y cada una utilizaba una vulnerabilidad de Android OS a la que le da los derechos DeviceAdministrator de malware, haciéndolo mucho más difícil de eliminar. Nada más descubrirlo, informamos a Google y la brecha se ha cerrado en Android 4.3. Sin embargo, sólo unos pocos smartphones y tabletas nuevos ejecutan esta versión, y los dispositivos más antiguos que ejecutan versiones anteriores siguen estando amenazados, afirma Roman Unuchek, experto de Kaspersky Lab.
 

Comentarios (0)


No hay comentarios
 

Comenta esta noticia

Nombre
Correo (no se visualiza en la web)
Comentarios