PDF de programación - Dattamagazine #4 enero 2009

Imágen de pdf Dattamagazine #4 enero 2009

Dattamagazine #4 enero 2009gráfica de visualizaciones

Publicado el 1 de Abril del 2020
62 visualizaciones desde el 1 de Abril del 2020
24,6 MB
48 paginas
Creado hace 11a (30/12/2008)
dattatec.com
dattatec.com

WEBMAGAZINE

Año 1 // Número 4

Enero 09

2009



IDEAS

Creando nuestro
primer Sitio Web

Curso básico

Analizamos a:

BULLY



s

e m o
e

tirla
d
r
n v e
?
e
o
Cin

u n

o

P

c



n

Si tenemos una
PC en casa..
REVIEW: Blackberry Bold
12 miniaplicaciones
infaltables para

WINDOWS

+

Editorial I

TXT

Mucho se ha dicho sobre la crisis económica “más grande desde la depresión del ‘29”. El
Gracias a su esfuerzo en el trabajo, pudo enviar a su hijo a la Universidad para que tuviera
acceso a la formación que él no pudo tener en su juventud.
panorama que los grandes economistas y especialistas vislumbran para este 2009 que está

comenzando no es nada alentador.

Y así transcurrieron los años.

Sin embargo, aquí en Dattatec.com estamos enfrentando estos supuestos “tiempos difíciles”
El negocio seguía marchando bien y el hombre pudo ver cómo otros locales de
haciendo lo que mejor sabemos hacer: trabajar. Seguimos mejorando nuestros productos,
hamburguesas que habían abierto sus puertas cerca del suyo, no crecían ni tenían tanta
actualizando nuestra infraestructura, sumando personal calificado… Sin hacer oídos sordos a
gente diariamente en sus comedores. Pudo ver, también, cómo algunos cambiaban de dueño
la crisis, nos animamos a seguir creciendo. ¿Las consecuencias? Cerramos el 2008 con el
con cierta frecuencia y pudo ver, también, cómo su local de hamburguesas seguía teniendo
mejor trimestre del año.
la misma demanda que siempre e incluso una demanda mayor.


Para ilustrar nuestro punto de vista, se me ocurrió acercarte este cuento, que
Como su hijo terminaba, justo aquel año, sus estudios universitarios y él ya se sentía algo
probablemente conozcas (suele rondar por universidades y facultades), pero que resume lo
mayor, pensó: Quizás ya es hora de que mi hijo se ocupe del negocio y yo me tome unas
que sentimos:
largas vacaciones junto a su madre. El negocio marcha bien, y si él quiere puede hacer una

nueva ampliación.
Cuentan que cerca de una ciudad chica había, en la ruta, un pequeño local donde servían

hamburguesas y refrescos a los cansados viajeros que cruzaban por aquella carretera en sus
Decidido escribió a su hijo y le propuso regresar para hacerse cargo del negocio familiar. A
viajes de ocio y/o profesionales.
los pocos días recibió una carta de su hijo, quien le respondió así...


El hombre hacía unas excelentes hamburguesas con auténtica carne de vaca, las
“Papá, ¿acaso no lees los periódicos? ¿No ves la televisión? ¿No escuchas la radio? El país
acompañaba con unas magníficas papas fritas, y las aderezaba con mostaza, salsa de tomate,
está atravesando una profunda crisis, los intereses bancarios suben constantemente, el dólar
lechuga, pepinillos y tomates frescos.
se deprecia, el petróleo cada vez cuesta más, y las empresas cierran sus puertas una tras

otra...“
La voz corrió, y cuando algún viajante recorría aquella ruta, siempre paraba en aquel puesto

que “alguien” le había recomendado en algún otro lugar.
El padre pensó: “Mi hijo estudia en la Universidad, él sabe de todo esto más que yo. Al fin y

al cabo yo sólo sé trabajar y no he hecho otra cosa en mi vida...”
La recomendación corría, boca a boca, y cada vez eran más los viajeros que se detenían a

degustar sus famosas hamburguesas, y llegaban a hacer cola esperando su turno. Tal era el
El padre determinó reducir gastos, pues no sabía la transcendencia que aquella crisis podría
éxito de aquel local que el dueño se planteó alquilar el solar continuo y ampliar el negocio.
acarrear a su negocio y a su vida. Retiró el cartel que anunciaba su local, dejó el solar que
Así lo hizo. Con el solar de al lado alquilado levantó una construcción adyacente, amplió
había alquilado al lado del suyo y desmanteló la construcción adyacente con la que había
cocina, comedor, servicios y construyó una magnifica terraza. De este modo, la capacidad del
ampliado su local. Despidió a los empleados que había contratado y determinó que sólo
local se multiplicó por cuatro y para atender debidamente a sus clientes contrató nuevos
podría atender a un número determinado de clientes en cada turno, pues él tenía una
empleados, y para asegurarse que los viajeros encontraran mas fácilmente su local, puso un
capacidad limitada de trabajo, como cualquier otra persona.
gran rótulo luminoso sobre un mástil metálico que permitía ver...

Vio cómo, poco a poco, aquellas largas colas de gente esperando ser atendidas se reducían y
vio cómo la gente cansada de esperar abandonaba su local, siguiendo la carretera hacia sus
destinos. Poco a poco, su local servía cada día menos hamburguesas, por lo que aquel
hombre reflexionó: Menos mal que consulté a mi hijo y él me puso al tanto de lo que estaba
pasando en el país. Cuánta razón tenía mi hijo: estamos atravesando una profunda crisis.

No te dejes asesorar por los que no conocen tu negocio. Animate a enfrentar la crisis
con tu propia visión: construí su propio futuro.

¡Exitoso 2009 para todos!

D é b o r a O r u é

Jefa de Redacción

Dattatec.com Webmagazine

Editorial II

TXT

Gracias a su esfuerzo en el trabajo, pudo enviar a su hijo a la Universidad para que tuviera
Mucho se ha dicho sobre la crisis económica “más grande desde la depresión del ‘29”. El
acceso a la formación que él no pudo tener en su juventud.
panorama que los grandes economistas y especialistas vislumbran para este 2009 que está

comenzando no es nada alentador.
Y así transcurrieron los años.


Sin embargo, aquí en Dattatec.com estamos enfrentando estos supuestos “tiempos difíciles”
El negocio seguía marchando bien y el hombre pudo ver cómo otros locales de
haciendo lo que mejor sabemos hacer: trabajar. Seguimos mejorando nuestros productos,
hamburguesas que habían abierto sus puertas cerca del suyo, no crecían ni tenían tanta
actualizando nuestra infraestructura, sumando personal calificado… Sin hacer oídos sordos a
gente diariamente en sus comedores. Pudo ver, también, cómo algunos cambiaban de dueño
la crisis, nos animamos a seguir creciendo. ¿Las consecuencias? Cerramos el 2008 con el
con cierta frecuencia y pudo ver, también, cómo su local de hamburguesas seguía teniendo
mejor trimestre del año.
la misma demanda que siempre e incluso una demanda mayor.


Para ilustrar nuestro punto de vista, se me ocurrió acercarte este cuento, que
Como su hijo terminaba, justo aquel año, sus estudios universitarios y él ya se sentía algo
probablemente conozcas (suele rondar por universidades y facultades), pero que resume lo
mayor, pensó: Quizás ya es hora de que mi hijo se ocupe del negocio y yo me tome unas
que sentimos:
largas vacaciones junto a su madre. El negocio marcha bien, y si él quiere puede hacer una

nueva ampliación.
Cuentan que cerca de una ciudad chica había, en la ruta, un pequeño local donde servían

hamburguesas y refrescos a los cansados viajeros que cruzaban por aquella carretera en sus
Decidido escribió a su hijo y le propuso regresar para hacerse cargo del negocio familiar. A
viajes de ocio y/o profesionales.
los pocos días recibió una carta de su hijo, quien le respondió así...


El hombre hacía unas excelentes hamburguesas con auténtica carne de vaca, las
“Papá, ¿acaso no lees los periódicos? ¿No ves la televisión? ¿No escuchas la radio? El país
acompañaba con unas magníficas papas fritas, y las aderezaba con mostaza, salsa de tomate,
está atravesando una profunda crisis, los intereses bancarios suben constantemente, el dólar
lechuga, pepinillos y tomates frescos.
se deprecia, el petróleo cada vez cuesta más, y las empresas cierran sus puertas una tras

otra...“
La voz corrió, y cuando algún viajante recorría aquella ruta, siempre paraba en aquel puesto

que “alguien” le había recomendado en algún otro lugar.
El padre pensó: “Mi hijo estudia en la Universidad, él sabe de todo esto más que yo. Al fin y

al cabo yo sólo sé trabajar y no he hecho otra cosa en mi vida...”
La recomendación corría, boca a boca, y cada vez eran más los viajeros que se detenían a

degustar sus famosas hamburguesas, y llegaban a hacer cola esperando su turno. Tal era el
El padre determinó reducir gastos, pues no sabía la transcendencia que aquella crisis podría
éxito de aquel local que el dueño se planteó alquilar el solar continuo y ampliar el negocio.
acarrear a su negocio y a su vida. Retiró el cartel que anunciaba su local, dejó el solar que
Así lo hizo. Con el solar de al lado alquilado levantó una construcción adyacente, amplió
había alquilado al lado del suyo y desmanteló la construcción adyacente con la que había
cocina, comedor, servicios y construyó una magnifica terraza. De este modo, la capacidad del
ampliado su local. Despidió a los empleados que había contratado y determinó que sólo
local se multiplicó por cuatro y para atender debidamente a sus clientes contrató nuevos
podría atender a un número determinado de clientes en cada turno, pues él tenía una
empleados, y para asegurarse que los viajeros encontraran mas fácilmente su local, puso un
capacidad limitada de trabajo, como cualquier otra persona.
gran rótulo luminoso sobre un mástil metálico que permitía ver...

Vio cómo, poco a poco, aquellas largas colas de gente esperando ser atendidas se reducían y
vio cómo la gente cansada de esperar abandonaba su local, siguiendo la carretera hacia sus
destinos. Poco a poco, su local servía cada día m
  • Links de descarga
http://lwp-l.com/pdf17480

Comentarios de: Dattamagazine #4 enero 2009 (0)


No hay comentarios
 

Comentar...

Nombre
Correo (no se visualiza en la web)
Valoración
Comentarios
Es necesario revisar y aceptar las políticas de privacidad