La consultoría en España: evolución, situación actual y tendencias

En estos últimos años estamos asistiendo a un proceso acelerado de cambios significativos en el sector de la consultoría, que nos obliga a las empresas consultoras a realizar una serie de replanteamientos, ajustes y cambios en nuestra estrategia para seguir cumpliendo con nuestra misión principal, que no es otra que la de ayudar a mejorar la competitividad de nuestros clientes. La razón fundamental por la que se están produciendo estos cambios es el hecho de que las necesidades de nuestros clientes han evolucionado, y ello nos obliga a los consultores a evolucionar también en la misma medida, adaptándonos a la nueva situación. El cambio en las necesidades de nuestros clientes se enmarca en la propia transformación de la sociedad y de la tecnología, y son consecuencia del mayor conocimiento, preparación y capacidad de los mismos. Esto hace que se eleve su nivel de exigencia hacia los servicios de consultoría que solicitan. Antes el cliente exigía al consultor conocimiento, rigor, experiencia, orden y metodología de trabajo para abordar los proyectos de mejora. Hoy, además de todo esto, le exige especialización y capacidad tecnológica para poner en marcha soluciones operativas, debido a que la tecnología se ha convertido en un elemento estratégico para la empresa y un soporte básico a la operativa diaria.

Los cambios que las empresas del sector de consultoría deben, por tanto abordar, y que marcan la situación actual del sector, pasan por la innovación, la mejora de la calidad del servicio, la eficiencia que produzca mejores precios para el cliente y la coherencia entre la consultoría estratégica, de organización, procesos y calidad y la consultoría de sistemas y tecnología, aplicada a las soluciones operativas, y que prácticamente en su totalidad pasa por la aplicación de las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones). Es una oferta integral de servicios. Hoy los consultores debemos cubrir un expectro amplio de servicios y soluciones que supongan para el cliente la solución a sus necesidades.

Esto conlleva, por tanto, un mayor esfuerzo en I+D, una mayor especialización en los servicios, un modelo de servicios que integre la consultoría de gestión y la consultoría de soluciones y una gestión orientada al permanente cambio y adaptación a las necesidades de los clientes, lo cual hace necesario que las empresas consultoras debamos prepararnos con anticipación a las necesidades de los clientes y poder así responder a la demanda de servicios en el futuro.

En mi opinión, la tendencia de futuro de las necesidades de los clientes pasa por una configuración de la empresa en elementos autónomos fuertemente interrelacionados e interconectados, que funcionan como un todo, gracias al alto grado de especialización de las propias unidades y a la capacidad de intercomunicación por la aplicación práctica de las TIC. Esto ya está teniendo sus manifestaciones de crecimiento en el modelo de "Outsourcing", para externalizar determinadas funciones no estratégicas y autónomas, y en la aplicación del concepto de movilidad de forma amplia a todas las funciones empresariales, con el cambio de modelo que ello significa, y ello gracias al avance y realidad operativa de las comunicaciones móviles y tecnologías inalámbricas, que se incorporarán masivamente a la funcionalidad operativa de la organización. Este es el futuro por el que creo que la empresa cliente va a evolucionar y para el que las empresas consultoras debemos estar preparadas para ayudarles en dicha evolución.

Ignacio Pérez Bernat
Tecnología y Calidad de Software
Director

 

Comentarios (2)

Carlos
20 de Diciembre del 2004
Me parece una visión muy acertada de un dificil mercado como es el de la consultoría. Felicidades al autor.
SIL
20 de Diciembre del 2004
Esta visión recoge claramente la situación a la que nos enfrentamos día a día los consultores. Comparto su acertada visión.

Comenta esta noticia

Nombre
Correo (no se visualiza en la web)
Comentarios