El coche autónomo de Uber envuelto en un accidente mortal el pasado mes de marzo tenía la frenada de emergencia inhabilitada

El coche autónomo de Uber envuelto en un accidente mortal el pasado mes de marzo tenía la frenada de emergencia inhabilitada
Después de un exhaustivo estudio de lo acontecido, el coche de Uber que el pasado 1 de marzo atropelló mortalmente a un peatón en Tempe (Estados Unidos) percibió la emergencia tan solo 1,3 segundos antes del impacto. Al parecer, el sistema de autoconducción determinó que era necesaria una maniobra de frenado urgente para evitar la colisión.

Según los responsables, ésta "no estaba habilitada mientras el coche estaba bajo control del ordenador para reducir el potencial comportamiento errático del vehículo". "Se confía en que el conductor intervenga y actúe", pero "el sistema no está diseñado para alertar al conductor".

La National Transportation Safety Board, organismo estadounidense encargado de investigar el accidente, llegó a dicha conclusión. Por su parte, la policía no observó en la conductora comportamientos compatibles con el consumo previo de alchol o sustancias tóxicas. Por el contrario, la autopsia reveló en el peatón presencias de anfetamina y marihuana.

El coche circulaba a 70 kilómetros por hora, por debajo del límite de velocidad en los cuatro carriles para coches que era de unos 73 Km/h.
 

Comentarios (0)


No hay comentarios
 

Comenta esta noticia

Nombre
Correo (no se visualiza en la web)
Comentarios
Es necesario revisar y aceptar las políticas de privacidad

Revisar política de publicidad