PandaSoftware publica su anecdotario 2006

PandaSoftware publica su anecdotario 2006
Panda Software publica un anecdotario en el que se recopilan aquellos códigos maliciosos que, sin haber causado grandes epidemias, destacan por algún aspecto en particular:

El virus más moralista. Este título le corresponde al spyware Zcodec que, entre otras funcionalidades, controla si el usuario accede a ciertas páginas web con contenido pornográfico. Posiblemente, ello no sea más que una forma de determinar si el usuario es aficionado a esas páginas para enviarle publicidad personalizada. Sin embargo, también cabe la posibilidad de que el autor del spyware padezca un caso de “vouyerismo”.

El peor candidato. El gusano Eliles.A se empeña en enviar curriculums a diestro y siniestro. Hasta tal punto es así, que los manda tanto por correo electrónico como a través de mensajes a teléfonos móviles. Desde luego, no muestra demasiada confianza en su capacidad laboral.

El más amarillista. La prensa amarilla ha proliferado de tal manera que ha llegado incluso a los virus informáticos. De todos los aparecidos en 2006, se lleva la palma Nuwar.A, que envía mensajes afirmando -nada menos- que la Tercera Guerra Mundial nuclear ha comenzado.

El más recalcitrante. Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Seguro que el autor de los gusanos Spamta no conoce este popular refrán. Si no, no habría enviado múltiples oleadas de variantes casi iguales entre si.

El más “vivo”. Una vez que el Spyware Popuper se instala en un ordenador, ejecuta una versión pirata de un conocido antivirus. El objetivo de esto no es hacer un favor al usuario, sino eliminar a cualquier posible rival que pueda haber instalado en el ordenador. Parece que la lucha por la supervivencia también ha llegado al mundo de las amenazas de Internet.

El más ansioso. Por lo general, los mensajes de correo que contienen estafas de tipo phishing pretenden conseguir algunos datos confidenciales de las cuentas o tarjetas del usuario que permitan el robo de dinero. Pero no es este el caso de BarcPhish.HTML, que no se conforma con lo anterior, sino que recoge todos los datos posibles: fechas de caducidad, CVV (Card Verification Value), apellidos, códigos de paso, número de cuenta, etc. Tal vez su autor, al diseñarlo, tuvo en mente eso de “mejor que sobre...”.

El más “cotilla”. En este caso, la elección no ha sido difícil. WebMic.A es un código malicioso capaz de grabar sonidos e imágenes, utilizando para ello el micrófono y la cámara web que estén conectados al ordenador. Desde luego, se trata de un huésped nada recomendable para tenerlo en el PC.

El más juguetón. Nedro.B es un gusano que, por lo que parece, se aburre después de infectar un ordenador. Tal vez por ello se dedica a cambiar iconos, impedir el acceso a herramientas, ocultar extensiones de archivos, eliminar opciones del menú Inicio... en suma: un caos. Visto desde fuera parece que puede ser incluso divertido, pero seguramente no piensan lo mismo los usuarios afectados.

El más casto. Los códigos maliciosos que se propagan a través de redes P2P utilizan nombres de archivos atractivos para tratar que otros usuarios los descarguen voluntariamente en sus equipos. Por ello, un gran porcentaje de esos nombres hacen alusión a temáticas pornográficas. Sin embargo, entre los más de 37.000 nombres diferentes que FormShared.A, puede utilizar, ninguno de ellos hace alusión al sexo. Sin duda, todo un record.

El más arcaico. Por lo que parece todavía existen autores de virus “retro”. Concretamente, quien crease al gusano DarkFloppy.A parece no haber oído hablar del correo electrónico, la mensajería instantánea, los programas P2P ni nada que se les parezca, ya que como método de propagación eligió nada más y nada menos… que la copia en disquetes. ¿Esperaría provocar una epidemia masiva?

El más promiscuo. Este título le pertenece al gusano Gatt.A con todo merecimiento. Se trata de un código malicioso capaz de infectar cualquier plataforma sobre la que se ejecute: Windows, Linux, etc.

El más mentiroso. SafetyBar se presenta para ofrecer “desinteresadamente” información sobre seguridad informática, así como descargas de supuestos programas antispyware. Hasta aquí, todo podría parecer correcto; lo malo es que los programas descargados advierten al usuario que su ordenador se encuentra infectado por amenazas inexistentes.

Pese a que algunos puedan parecer curiosos, e incluso divertidos, lo mejor es mantenerse alejado en todo momento de las amenazas informáticas descritas o de cualquier otra existente. Por eso, Panda Software recomienda tener siempre a punto un software antivirus de prestigio y actualizado diariamente. Puede encontrarse más información sobre estos u otros códigos maliciosos en la Enciclopedia de Virus de Panda Software.

 

Comentarios (0)


No hay comentarios
 

Comenta esta noticia

Nombre
Correo (no se visualiza en la web)
Comentarios