PDF de programación - Todo lo que usted quiso saber de Internet pero nunca se atrevió a googlear

Imágen de pdf Todo lo que usted quiso saber de Internet pero nunca se atrevió a googlear

Todo lo que usted quiso saber de Internet pero nunca se atrevió a googleargráfica de visualizaciones

Publicado el 1 de Junio del 2018
377 visualizaciones desde el 1 de Junio del 2018
842,7 KB
40 paginas
Creado hace 5a (08/09/2014)
Todo lo que usted quiso saber sobre Internet pero nunca se atrevió a googlear

{



Todo lo que usted quiso saber sobre Internet
pero nunca se atrevió a googlear 1

}



Mariano Zukerfeld2

Resumen

El artículo propone un esquena acerca de la arquitectura de Internet que distingue cinco
niveles o capas, superando la mirada que interpreta a esta red como un ente monolítico. Estas
capas son: Infraestructura, Hardware, Software, Contenidos, Red Social. Además, narra una
historia de Internet centrada en la relación entre lo público y lo privado, entre los ámbitos
mercantiles y no mercantiles para llegar a la situación actual de la red. De los cinco niveles se
explora el de la Infraestructura, por presentar la particularidad de exhibir rasgos opuestos a los
de las otras capas, mostrando una concentración altísima, integrado exclusivamente por
actores capitalistas, organizado de manera vertical y cuyo funcionamiento es prácticamente
desconocido para el gran público.



Palabras clave: Internet, capitalismo, capas.



1 Agradecemos la sugerencia de este título al Mg. Ignacio Perrone.

2 Mariano Zukerfeld es investigador de CONICET, Doctor en Ciencias Sociales (FLACSO), Magíster en Ciencia Política y
Sociología (FLACSO) y Licenciado en Sociología (UBA). Es Profesor adjunto en la cátedra Informática y Relaciones Sociales de
la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y profesor regular en la Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad de la UNQ y de la
Maestría en Propiedad Intelectual de FLACSO. Actualmente, coordina el Equipo de Estudios sobre Tecnología, Capitalismo y
Sociedad (e-TCS) en el Centro Ciencia, Tecnología y Sociedad (CCTS). Contacto: marianozukerfeld@e-tcs.org



64 » Hipertextos, Vol. I, N° 2, Buenos Aires, Enero/Junio de 2014

Mariano Zukerfeld



1. Introducción3

El objetivo de este artículo es triple. Por un lado, quisiéramos proponer un sencillo
esquema respecto de la arquitectura de Internet, basado en distinguir cinco niveles o capas:
Infraestructura, Hardware, Software, Contenidos, Red Social. Esta vocación emerge de que,
lamentablemente, es habitual que los análisis que se hacen sobre la llamada ¨red de redes¨
tiendan, tácitamente, a entenderla como un ente monolítico. No obstante, es evidente que sus
distintos niveles exhiben regulaciones jurídicas, propiedades económicas y dinámicas
sociológicas sumamente diversas.

Naturalmente, Internet no ha sido siempre igual a lo que es hoy: el tiempo ha ido tallando
los rasgos de cada una de sus capas. Consecuentemente, el segundo objetivo de este trabajo
consiste en utilizar la distinción entre niveles para narrar una historia de Internet.
Particularmente, nos interesa ofrecer una introducción relativa al devenir de la relación entre
lo público y lo privado, entre los ámbitos mercantiles y no mercantiles en Internet. Así,
veremos como el capital ha ido colonizando, silenciosa pero inexorablemente, las regiones
más insospechadas de la web.

Finalmente, nos detenemos en la situación actual de la red. Por razones de espacio, aquí
nos concentramos en el análisis de sólo uno de esas cinco capas. En efecto, intentaremos
explorar brevemente el nivel de la Infraestructura, probablemente el más opaco de los cinco.
Nuestra breve incursión arroja un resultado claro: este nivel presenta rasgos opuestos a los de
las capas superiores (el software, los contenidos, las redes sociales). Exhibe una concentración
altísima, está lejos de toda forma de horizontalidad, carece de actores no capitalistas y,
efectivamente, el gran público sabe poco y nada de él.



2. Historia.

Narrar una historia de Internet es una tarea extremadamente difícil. En parte por lo reciente
del fenómeno y por su constante mutación. Pero sobre todo porque su desarrollo involucra tal
cantidad de elementos –especialmente decenas de softwares, pero también hardwares, actores,
instituciones- que es complejo decidir los pesos relativos que cada uno de ellos ha tenido en el
resultado actual. De cualquier forma, la tarea es importante, porque de ella surgen
conclusiones –o cuando menos debates- acerca de cómo entender un proceso de innovación
tecnológica: sobre la relación entre lo público y lo privado, sobre el rol del estado, sobre la

3 Este texto condensa algunos fragmentos del Capítulo VI de la Tesis Doctoral Conocimiento y Capitalismo: Materialismo Cognitivo,
Propiedad Intelectual y Capitalismo Informacional y un artículo publicado en la revista mexicana Virtualis.

Hipertextos, Vol. I, N° 2, Buenos Aires, Enero/Junio de 2014 « 65

Todo lo que usted quiso saber sobre Internet pero nunca se atrevió a googlear

propiedad intelectual, etc. A su vez, la narración histórica puede ayudar a desnaturalizar la
situación actual de Internet y encaminar reflexiones valiosas sobre sus posibles devenires
futuros.



2.1. Las bases conceptuales.

Hay cierto acuerdo en que el origen del movimiento que desembocaría en Internet puede
situarse en un tiempo y lugar específicos: los EE.UU. de fines de los años ´50. Y, ciertamente,
un desencadenante inmediato: el lanzamiento, por parte de la URSS, del satélite soviético
Sputnik en 1957. (Winston, 1998 :325; Castells, 2007: 384) Esta demostración de poderío
tecno-bélico en plena escalada de la guerra fría disparó toda clase de preocupaciones en las
esferas políticas, militares y científicas de los EE.UU (Sherry y Brown, 2004: 118). Más allá del
temor a perder la vanguardia en términos tecnológicos y del efecto demostración que los
avances soviéticos suponían para terceras naciones, un fantasma muy concreto recorría
despachos y universidades norteamericanos: el fantasma del ataque nuclear comunista. Ante
esto se decidió la creación de una ambiciosa agencia de investigación, dentro del
Departamento de Defensa. Nació así la Agencia de Investigación de Proyectos de Avanzada
(ARPA por su sigla en inglés luego rebautizada DARPA), lanzada en 1958. Un dato
interesante es que el financiamiento de ARPA para la investigación en informática –U$S 10
millones anuales- era mayor a la suma de todos los fondos dedicados a esa tipo de
investigación por otras agencias del gobierno. Pero, a la vez, es notable que los proyectos
informáticos estaban entre los más modestos económicamente dentro de ARPA (Taylor,
1990: 5). En efecto, el presupuesto anual de la agencia era de US$ 2.000 millones (Sherry y
Brown, 2004: 115).

Pero de manera paralela a los desarrollos informáticos, el temor a un bombardeo soviético
disparó otro programa que influiría en el desarrollo de la comunicación mediada por
computadoras. En 1958 se creó el proyecto SAGE, orientado a la implementación de radares
y coordinar respuestas ante los posibles vuelos enemigos. Para eso era necesario comunicar a
través de los tendidos telefónicos –analógicos- las señales de los radares –digitales-. En
consecuencia, era necesario un artefacto que tradujera las señales digitales a impulsos
analógicos transmitibles por el tendido telefónico. Ese artefacto, que se creó en ese mismo
año, fue el módem, desarrollado de manera estandarizada por la empresa Bell Labs (Sherry y
Brown, 2004: 116).

En octubre de 1962, J.C.R. Licklider fue nombrado jefe de la ITPO (Information
Processing Techniques Office) dedicada a los menesteres informáticos de ARPA, y empezó a
constituir un grupo informal dedicado a indagar en la comunicación mediada por

66 » Hipertextos, Vol. I, N° 2, Buenos Aires, Enero/Junio de 2014

Mariano Zukerfeld



computadoras. Trabajando como profesor en el MIT y como consultor en la empresa Bolt,
Beranek, and Newman (BBN), Licklider había publicado dos papers –memorandums, en
realidad- en los años 1960 y 1962 en los que había comenzado a delinear la idea de la
interacción entre distintos ordenadores y humanos (Taylor, 1990). Aunque en el primero lo
hacía de manera lateral4, en el segundo desarrolló la novedosa y premonitoria idea de una ¨Red
galáctica de computadoras¨ (Licklider y Clark, 1962)5 sumamente afín a lo que acabó siendo
Internet (Cerf et al, 2003:1).

Ahora ¿cuál es el nexo entre esa idea de Red y los intereses del Departamento de Defensa
norteamericano? El punto clave está en el temor que los militares estadounidenses tenían a un
ataque soviético sobre las centrales de telecomunicaciones. Estando altamente centralizadas, el
riesgo del colapso total era difícil de evitar. Así, la idea de una red de comunicaciones en la que
no hubiera un centro único, en dónde se verificara un grado mayor de horizontalización y en
el que la información tuviera la posibilidad de recorrer caminos alternativos parecía atractiva.
Por supuesto, el objetivo inmediato era que los distintos centros militares pudieran mantener
la comunicación después del altamente probable ataque nuclear soviético. En consecuencia,
conformar una red con esas características fue el punto de unión entre las investigaciones de
Licklider y otros científicos y los intereses del departamento de defensa. Especialmente
importante en esa unión parece haber sido el trabajo de Paul Baran desde la RAND
Corporation (Castells, 2007: 384). A diferencia de los trabajos de los otros actores
relacionados con los nuevos desarrollos informáticos, los papers de Baran estaban
  • Links de descarga
http://lwp-l.com/pdf11503

Comentarios de: Todo lo que usted quiso saber de Internet pero nunca se atrevió a googlear (0)


No hay comentarios
 

Comentar...

Nombre
Correo (no se visualiza en la web)
Valoración
Comentarios
Es necesario revisar y aceptar las políticas de privacidad